JESÚS BUITRAGO

JESÚS BUITRAGO

Marrakech, un destino ineludible y cercano

La joya de la cultura bereber es, sin lugar a dudas, Marrakech. Un sueño para los sentidos que no deja a nadie indiferente. Su particular belleza abarca un conjunto de matices que se aprecian a través de sus olores, paisajes, gentes y estilo de vida.  

La ciudad parece nunca dormir en torno a la imponente plaza Djemma el Fna y los magníficos complejos hoteleros que la rodean. Podría parecer un defecto, pero al contrario, emerge como una virtud para cualquier turista que puede disfrutar de sentir que vive en Oriente durante el día y duerme en Occidente. 

Marrakech siempre está activa con gente en la calle. Nadie diría que es una ciudad que en sus inicios fue pensada para el recogimiento y que, a día de hoy, vive en constante ebullición cultural merced a la plaza Djemma el Fna. Tan pronto encuentras un espectáculo de acrobacias que tan rápido ves cómo se domestica a una serpiente cobra. La acción es un atractivo constante. 

En las calles próximas, la denominada como zona de la Medina, uno puede disfrutar del verdadero mercadeo. No hay nada que estos tipos no fabriquen ni vendan en sus puestos, aunque eso sí: hay que tener mucha pericia a la hora de negociar.  

Uno de los principales atractivos de Marrakech reside en su arquitectura de interiores. Por ello, la mejor manera de conocerla es a través de los riads, entendidos como casas de grandes fortunas, donde el trato es personalizado y cada habitación contiene una decoración en particular. Los hoteles poco o nada pueden hacer para competir ante un tipo de alojamiento tan característico que hace que nos sintamos como en nuestro propio hogar. 

RIAD AZOULAY

El Riad Azoulay se encuentra situado en callejuelas cercanas al Palais de la Bahia, es decir, en la mismísima Medina de Marrakech. Aquí nos encontraremos con un entorno elegante, tranquilo y relajante donde su encantador equipo de trabajo hará todo lo posible para que nos sintamos cómodos y bien atendidos. 

El nombre Azoulay procede de la familia propietaria del riad desde principios del siglo XIX, y cuyo edificio se remonta a los primeros años después de la fundación del distrito en torno al año 1540. Los actuales propietarios italianos compraron el edificio en 2005 con el objetivo de restaurar el edificio a su antiguo esplendor. Los materiales, acabados y técnicas que emplearon fueron los tradicionales, con las que esperan que hayan ayudado en cierta medida para recuperar el encanto y la identidad del riad y traerlo de vuelta a la vida. 

Por otro lado, el sol del mediodía irrumpe cada día sobre la piscina pequeña del riad, dándole un toque mágico y brillante a la zona de invitados, donde los huéspedes pueden disfrutar de deliciosos desayunos y meriendas. Por la noche, el ambiente vuelve a ser realmente especial cuando los camareros sirven la cena al más puro estilo marroquí, pudiendo degustar platos típicos como el tajín o guisos de ternera hervida. 

En cuanto a sus 5 espaciosas habitaciones, cada una de ellas cuentan con vistas al patio interior y contienen una temática singular, distinguiéndose cada una en la decoración, la disposición de la habitación y elementos particulares como los cuadros. Quizá por esto cada rincón guarda un encanto personal coronado por una terraza donde se puede contemplar toda la ciudad. 

LA SULTANA

Si queremos encontrar lujo extremo y detalles minimalistas la respuesta la tiene en La Sultana. Localizado a la entrada de las murallas de la ciudad imperial, este acogedor hotel de 5 estrellas es un elegante establecimiento tradicional que cuida al máximo cada detalle.

 

La Sultana dispone de un total de 28 habitaciones exquisitamente decoradas al más puro estilo de ‘Las Mil y Una Noches’, en las que los huéspedes no sabrán si están despiertos o continúan inmersos en el más bello de los sueños. Cada una de sus habitaciones y suites presentan una decoración morisca y un mobiliario típico marroquí. 

Este lugar posee además unas instalaciones que sorprenden al propio huésped con sus múltiples ambientes que evocan a las culturas más cercanas como la andaluza, la bereber o la africana. La andaluza, por ejemplo, destaca por el color blanco inmaculado de sus fachadas y habitaciones; la africana por la recargada decoración y el uso de materiales construidos a mano; la bereber por la sobriedad y la apariencia de un kasbah. 

Entre sus instalaciones, La Sultana cuenta con una piscina que sirve como punto de unión de los distintos ambientes, una terraza donde se sirve alta cocina –con menú occidental y marroquí- con impresionantes vistas a la Medina, y un Spa donde hay una terma climatizada y la oportunidad de disfrutar de masajes elevando al huésped a la categoría de ‘bon vivant’. 

VIAJES MARRAKECH

La mejor forma para conocer Marrakech y sus alrededores es contratando las excursiones a través de una agencia turística con gran experiencia y seriedad como lo es Viajes Marrakech, una de las más importantes de este sector en Marruecos, y eso fue lo que hicimos nosotros a fin de que Nuria y Hamid (sus fundadores) nos organizaran un buen itinerario de lugares a visitar con guías en español durante nuestros 4 días de estancia.  

Viajes Marrakech tiene como objetivo crear paquetes turísticos a tu medida, siempre con el asesoramiento de su personal altamente capacitado.

Desde el primer momento que nos pusimos en contacto con Nuria y Hamid, nos demostraron que su misión era la de brindarnos un servicio integral y personalizado para hacer que nuestro viaje se convirtiera en una experiencia inolvidable. 

Nos hicieron ver que más que pensar en su propio negocio, se preocupan en conseguir la satisfacción y diversión de sus clientes durante su estancia.

Estos fueron los lugares que visitamos y las actividades que realizamos con Viajes Marrakech durante nuestra estancia en la joya de la cultura bereber: 

• OUARZAZATE

La excursión desde Marrakech a Ouarzazate es recomendable realizarla lo más temprano posible para aprovechar bien del día, por lo que a las 8 de la mañana ya nos estaba esperando Magik, nuestro simpático y divertido guía que gozaba con mucha experiencia en este tipo de tours, para iniciar nuestra aventura rumbo hacia el sur de Marruecos a través de un 4x4. 

Durante nuestro viaje, disfrutamos mucho de los increíbles paisajes y bonitos pueblos beréberes con casas tradicionales de adobe a la vez que atravesábamos el Tiz’n ́Tichka (puerto del Tichka), el alto de carretera más elevado de Marruecos. Tras coronar este punto del camino, nos desviamos hacia el interior del Atlas para visitar la famosa Kasbah de Telouet o Kasbah de Glaoui, antiguo palacio del mítico El Hadj Thami El Mezouari el Glaoui, conocido como el señor del Atlas. 

Tras esta visita, proseguimos nuestro trayecto a través de una de las rutas más bonitas y desconocidas de Marruecos que nos llevó hasta la famosa Kasbah de Ait Ben Haddou, una de las más grandes y mejor conservadas de Marruecos, declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO y lugar de múltiples producciones cinematográficas. 

También tuvimos la oportunidad de conocer los Atlas Studios, visita totalmente recomendable que supone un paseo a lo largo de la historia del cine, puesto que en estos estudios fueron rodadas películas como ‘La Joya del Nilo’, ‘Asterix y Cleopatra’ o ‘Los Diez Mandamientos’. 

• QUADS

Se trata de una actividad que nos sorprendió gratamente, pues vivimos una emocionante jornada por el tranquilo palmeral de Marrakech disfrutando durante medio día conduciendo un quad por terreno accidentado. Durante el transcurso de la actividad pudimos deleitarnos con diferentes escenarios de montañas, palmerales, ríos secos y desierto de roca. 

También tuvimos la suerte de contemplar auténticas aldeas bereberes, donde la gente todavía vive de la manera establecida por sus antepasados hace más de 200 años. Cuando hicimos una breve parada para salvaguardarnos del fuerte calor marroquí, pudimos disfrutar de la hospitalidad bereber y de un delicioso té a la menta.  

Ya de vuelta en la ruta del desierto, reanudamos la marcha y descubrimos las sensaciones de la conducción todoterreno a través de un paisaje formidable. No te preocupes, antes de subirte a un quad el personal de la actividad te proporcionará todo el equipo necesario para una conducción segura, como son gafas protectoras, capucha y casco. 

PASEO EN GLOBO

La experiencia de montar en globo se presentaba como una oportunidad única para conocer la inmensidad de Marruecos y sus escarpados montes Atlas. Por ello, decidimos contar con los servicios de la compañía Lawrence of Morocco, una empresa familiar con dos generaciones de amor por Marruecos. Esa pasión por el país ha sido determinante para que este turoperador alcanzase el éxito en el mercado turístico en los últimos años. 

Para esta actividad, es necesario madrugar bastante porque al amanecer es cuando el viento está más calmado y la atmósfera está más fría y estable. Los globos no vuelan en horas centrales del día para evitar las corrientes térmicas ocasionadas por el calor del sol. 

La sensación de encontrarte en un infinito ante el que sólo puedes observar la belleza de un paisaje durante aproximadamente una hora es única. Podemos también asegurar que el paseo en globo a través de la compañía Lawrence of Morocco es algo totalmente seguro, pues cuentan con personal altamente cualificado para ello. con De hecho, el globo aerostático es estadísticamente el medio de transporte aéreo más seguro que existe. 

Posteriormente al vuelo, pudimos disfrutar de un desayuno típico marroquí con tés y pastas para completar una experiencia donde lo primordial es evadirse y disfrutar de las vistas. 

PARA MÁS INFORMACIÓN: 

•  RIAD AZOULAY (www.riad-azoulay.com)

•  LA SULTANA (www.lasultanahotels.com/marrakech)

•  VIAJES MARRAKECH (www.viajesmarrakech.com)

Texto: Paco Rabadán y Jesús Buitrago