ENTREVISTA VIAJESMARRAKECH VIVIENDO ABROAD

ENTREVISTA VIAJESMARRAKECH VIVIENDO ABROAD

Nuria: Cómo viajar a Marruecos…y montar allí tu vida

 

como viajar a marruecos

“Salir de la zona de confort (…) daba vértigo”. Pero Nuria, catalana afincada enMarruecos, reconoce que tuvo suerte: se lanzó y la piscina “estaba llena”. Se enamoró del país cuando viajó con sus amigas en 2009, y así de Hamid, el que es ahora su marido. Juntos, montaron Viajes Marrakech, un proyecto que, más que una empresa, es un modo de vida, una manera…de ser feliz. También de su ilusión puesta en común nació la pequeña Nora. Nuria confía en la posibilidad, y la diversión, que supone viajar con niños. Hablamos con esta mamá todoterreno en esta primera entrevista de presentación.

Lo primero que te preguntaría sería por los consejos para marcharse de España sin volver (demasiado) la vista atrás; aunque supongo que, cuando el país al que viajas te enamora en todos los sentidos, hablar con objetividad es complicado. Cuéntanos tu historia personal, que es envidiable. “En 2009, en uno de mis viajes, decidimos con unas amigas ir a Marruecos durante quince días. Allí conocí a Hamid, nuestro guía. Este viaje marcó un antes y un después, Marruecos me dejó huella; una vez volví a Barcelona, mi cabeza daba vueltas y me encontraba como en una nube. No solo me había enamorado de un país lleno de riqueza, de contrastes y belleza, sino que lo había hecho también de Hamid, por su gran corazón, por su forma de entender la vida y por sus valores. Sobre todo, porque me hacía ser mejor persona. Admito que la decisión no fue fácil, dejar tu zona de confort (familia, amigos, trabajo) por algo aún desconocido, daba vértigo. Pero me di cuenta de que, en esta vida, si no arriesgas no ganas; estos miedos, aunque son normales, nos limitan a veces a la hora de avanzar y progresar. Mis miedos eran irracionales, ya que mi familia y amigos de verdad estarían siempre, estuviera donde estuviera. Además, hoy en día entre whatsapp, Skype y Viber -y Kolmee, añadimos nosotros :P-, casi hablo más con ellos que antes :) En definitiva, la clave es intentarlo, y un fracaso no es una derrota sino un aprendizaje más de la vida. Y con esta premisa decidí abandonar mi zona de confort y probar nuevas experiencias, dejar aquello material que me unía a Barcelona y lanzarme de cabeza a mi nueva vida… Y, por suerte, la piscina estaba llena.”

¿A qué te dedicas en Marruecos? “Cuando conocí a Hamid, me dedicaba a la Prevención de Riesgos Laborales, Calidad y Medio Ambiente en varias empresas. En el momento de decidir el cambio, sabía que no sería fácil encontrar trabajo de mi profesión, ya que esta materia aún no está muy desarrollada en Marruecos. Por ello, una vez me instalé, decidimos, con mi marido, abrir una empresa dedicada al turismo; Viajes Marrakech.  Él se ocupa más de la parte de gestión de colaboradores, proveedores y de crear nuevas rutas. Mi trabajo consiste más en la atención al cliente, el desarrollo de la web y el mantenimiento de redes sociales.”

‘Viajes Marrakech’ es especial precisamente por esto: organiza planes a medida y para todos los públicos. ¿Qué destacarías de vuestra oferta pensada para los más peques? La Medina: Marrakech es una ciudad distinta a las demás, aún conserva parte del encanto del pasado. Aquí los más pequeños quedarán atrapados tan solo con el día a día cotidiano de Marrakech – con su gente, sus trajes, sus transportes-. La plaza Jemaa el Fna, donde conviven magos, encantadores de serpientes, cuentacuentos y malabaristas; todo ello hace que los niños se sientan como en uno de los cuentos de Las mil y una noches, donde cualquier cosa puede ocurrir. Un paseo en calesas por Marrakech es un tour diferente y muy recomendable para realizar con niños, ya que pueden ver la ciudad de forma amplia, sin cansarse, y cubiertos del sol, si fuera necesario. Un paseo en dromedario por el Palmeral también llama la atención de los más pequeños. Los curtidores de Marrakech, con sus colores -aunque con unos olores un poco desagradables, que se arregla con un poco de menta cerca de la nariz. Los jardines de Majorelle, Menara o Agdal, también. Y un sinfín de cosas más, como un taller de cocina marroquí para que los más peques aprendan a hacer el típico pan redondo, y  llevarlo al horno público (…). Aunque un lugar muy recomendable, y que hemos descubierto hace poco, es Terres d’Amanar; regentado por una pareja francesa, está situado a unos 30 km de Marrakech; allí los niños pueden hacer desde tirolina, escalada, hasta cruzar puentes elevados…o disfrutar de los animales y el campo.”

Hemos leído en la entrevista que te hicieron en kids and trips que, muchas veces, te llevas a tu hija a las visitas guiadas :) Cuáles son las ventajas y los inconvenientes de moverte con niños pequeños. ¿Sueles viajar con Nora? ¿Lo has pensado hacer dentro de poco? “Nora está hecha a prueba de balas en cuanto a los viajes; yo creo que porque ya la acostumbré durante el embarazo, cuando, cada dos meses, estábamos cogiendo un avión o haciendo ruta con el coche para los familiares y amigos que venían a visitarnos. Nora ha cogido avión, barco, tren y mucho coche. Cuando nació, al cabo de mes y medio, nos fuimos con la familia en barco a Menorca y lo disfrutamos un montón, por no comentar los continuos Marrakech- Barcelona- Marrakech que realizamos para ver a los abuelos. Desde mi punto de vista, viajar con hijos es posible y enriquecedor, solo hay que tener en cuenta una buena organización y previsión con el equipaje. El resto, es dejarse llevar y disfrutar. Ahora, en mis viajes o salidas, hago más amigos que antes porque mi hija es relaciones públicas, y siempre va tirando besos a todo el mundo con una sonrisa.”

Te enamoras, montas un negocio y tienes una hija. Un trabajo muy unido a lo personal. ¿Ha sido un problema para ti, el no tener esta separación?“De momento no, aunque he de admitir que todos los cambios vinieron muy juntos (soltera, casada; España, Marruecos; Prevención,  Turismo;  y madre). Todo ello hace un cóctel un poco explosivo; es decir, he intentado relativizar las cosas y aprender a adaptarme en el entorno en el que vivo, y ello provoca que modifique algunas de mis prioridades, y lo que antes hubiera significado el caos, ahora lo asumo con una sonrisa. Y es mi vida.”

Continuará…

(Fotografía tomada en el Valle de Ourika, cerca de Setti Fatma)

 

Nuria: Como viajar a Marruecos (I)

 

como viajar a marruecos

Siempre es tiempo de aprovechar las ofertas en vuelos económicos. Imagínate que te pasa como a Nuria: llegó a Barcelona, después de visitar Marruecos, con la sensación de estar en una nube. Para salir de ella, se le ocurrió quedarse dentro, junto a su actual marido, el bereber Hamid. Ya os hablamos de ellos y de la pequeña Nora hace unos días. Ahora han salido los tres para contarnos cómo se comen el mundo, pudiendo viajar con la pequeña a todos los rincones del planeta.

Llevas unos años fuera de Barcelona. ¿Qué echas de menos ahora que vives ‘abroad’? “Echo de menos la familia y los amigos,  ir al cine o al teatro, un buen queso manchego, y pasear por la calle siendo una transeúnte más en el mapa.”

En ‘Viviendo Abroad’ pensamos que vivir en un lugar nuevo supone una construcción de antes, ‘despueses’ y presentes. Un cúmulo de experiencias que se suman. ¿Crees que puede ser un problema a la hora de querer buscar la propia identidad? “No tengo la respuesta, si que es cierto que, a veces, te sientes un poco en tierra de nadie, ni de aquí ni de allí, todo te acaba transformando y modificando. La manera de sobrevivir es ser tú misma, fiel a tus ideales, llevarte la parte positiva de lo nuevo que te rodea y hacerlo tuyo, y dejar de lado aquello que no nos interesa. Espero que, como identidad, siempre sea yo, Nuria. Siempre tendré un antes y un después, pero deseo encontrar el equilibrio entre lo que fui y lo que seré.”

Dices que, a veces, tienes ganas de algo “más occidental” con tu hija, y lo encuentras en Marruecos. ¿Pesa más el origen paterno o el materno, en la personalidad que se está construyendo en Nora? “Espero y deseo que ni uno ni el otro, es decir, que su personalidad sea noriana :) Quiero que sepa convivir entre estas dos culturas tan distintas, y que sepa encontrar el equilibrio perfecto entre ambas y sepa aprovechar la riqueza que ambas le pueden aportar.  Que sepa apreciar lo que tiene, que sepa respetar al prójimo por distinto que sea, y sobre todo, que sea políglota a más no poder (catalán, castellano, bereber, darija, árabe, francés… y quién sabe).”

Recomendaciones para los españoles que viven ‘abroad’, en Marruecos, concretamente. “Poco tengo que decirles; ya saben dónde estamos y, si se pasan por Marrakech, aquí nos tienen.”

como viajar a marruecos

(Fotografías tomadas en el Valle de Ourika, cerca de Setti Fatma)